¿Qué precio pongo?

Los si y los no a la hora de pensar los precios de venta

Esta claro que pensar el precio de venta siempre se suele dejar para el final del recorrido.

Pensamos cómo crear el producto o el servicio, pensamos al posible cliente, armamos el negocio o planificamos los nuevos lanzamientos ¿Y el precio? Queda relegado para ultimo momento ¿Y ahora que precio pongo?

Qué pasaría si una vez que pensamos la idea, definimos un precio aproximado de venta aceptado por el cliente.

En vez de pensar el precio al final, ir de reversa y pensar primero el precio máximo de venta nos ayudará a crear un producto o servicio que esté alineado con los precios aceptados por nuestro cliente y en consecuencia no caeremos en costos que no generan valor para los consumidores de nuestra marca y que en definitiva lo único que hacen es ingrementar nuestros egresos pero no mejorar nuestras ganancias.

Hace poco una seguidora me consultaba ¿Cómo se si tengo costos excesivos?

La respuesta es: si tu cliente no valora esos costos en consecuencia no te los va a pagar.

Nuestros clientes validan precio, lo cual no quiere decir que si no pagan nuestros precios, los precios están mal.

Muchas veces no encontramos la estrategia de comunicación que realmente demuestre el valor que nuestros clientes pueden recibir al comprar nuestro producto o servicio.

Si no hay diferencial, si no hay nada que te haga único en el mercado o que sea muy difícil de replicar, los consumidores van a comparar por precio y elegir el más económico.

Por eso también es importante encontrar la plataforma para presentar nuestra propuesta.

Si elegimos marketplace como mercado libre, los clientes no tienen demasiado que evaluar, deciden si el envío llega hoy, si el precio es el más bajo y si el producto es el que necesitan. Es así donde se generan las guerras de precio.

Definir precios desde el valor, es crear a largo plazo. Necesitamos una experiencia que sustente nuestros precios. Por supuesto no es sólo poner un precio más alto que el de la competencia, sino brindar también una experiencia de venta para el cliente que sea diferente.

¿Qué haces hoy que te diferencia de la competencia? Conocé a tu competencia, analiza a sus clientes, qué dicen de la marca, qué les gusta y que no. ¿Cómo sería la experiencia ideal para tus clientes? ¿Qué de todo eso le podes brindar? Una vez que lo tengas claro, COMUNICALO. Acá es donde está la magia. Podés ser lo mejor de lo mejor, pero si tu posible cliente no lo tiene claro o no puede percibirlo, sin dudas no lo vas a poder cobrar.

Como emprendedores caer en la guerra de precios no debería ser una opción porque la estructura de costos y las cantidades que suelen moverse en este mercado no lo permiten.

Es indispensable crear un mix de precios que permita captar clientes y crear valor para que esto se traduzca en ingresos para el negocio y futuras ganancias.

Por lo tanto, crea un diferencial, definí el valor, comunicalo y recordá que las marcas no se hacen de un día para el otro, hay que pensar en el largo plazo.

Si buscas ideas y conocimientos para crear una estrategia de precios adecuada para tu negocio te invito a sumarte al curso de Introducción a las finanzas donde te explico todo lo que necesitás saber para organizar tu negocio y mejorar tus ganancias.

 ¡Te espero!

INTRODUCCIÓN A LAS FINANZAS PARA EMPRENDEDORES

CURSO ONLINE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *